La Calobra en Mallorca – Guia de Visita

La Calobra es uno de los lugares más visitados en Mallorca, situado en la sierra de Tramuntana, en el municipio de Escorca, a unos 50 metros. En esta guía de visita a La Calobra, queremos compartir mucha información practica y curiosidades, para que podáis planificar la visita, y disfrutar al máximo de vuestra excursión.

la calobra guia de visita

Tres coses hi ha a Mallorca

Que son més bones que l’or;

Sa Cartoixa, Sa Calobra, i es Port de Manacor

 

Empecemos con una curiosidad. Lo que visitamos es realmente el puerto de La Calobra, ya que el pueblo propiamente dicho está algo más alejado. Se trata de una pequeña aldea con un conjunto de casas, y situadas a 120 metros por encima del nivel del mar, en un lugar casi invisible desde un barco. Esta situación se debe a que está situado intencionadamente para evitar ser descubierto por los piratas algerianos y turcos, que ya en el siglo 16 y 17, principalmente, saqueaban las posesiones de las costas del mediterráneo cristiano, especialmente Mallorca y otras islas de las Baleares. Forman el núcleo de este pequeño lugar diferentes casas, todas ellas formando un interesante conjunto arquitectónico, donde se encuentran molinos y almazaras, y donde destacan las tejas pintadas de los tejados. Así, el núcleo original estaba formado por 9 casas y 2 torres de defensa.

Desde el puerto de Sa Calobra, podemos llegar al pueblo en una caminata de unos 20-25 minutos siguiendo la carretera, y tomando posteriormente una desviación hacia el pueblo.

 

Un poco de historia de La Calobra:

Para los curiosos de los nombre, decir que el antiguo nombre es Colabra, seguramente de origen mozárabe, en referencia a la forma serpenteando del torrente de Pareis que desemboca en la cala de la Calobra.

Fue un lugar muy frecuentado por los piratas y corsarios porque:

  • es una espaciosa cala con unas condiciones inmejorables para fondear embarcaciones y refugiarse, proveerse de agua y saquear casas.
  • La lejanía de poblaciones y la dificultad de caminos por donde podía llegar ayuda eran circunstancias propicias para intentar frecuentemente atacar por sorpresa a los habitantes del valle.
  • Facilidad de desembarco y impunidad absoluta, de tal modo que muchas personas fueron robadas y cautivas.

En una ocasión llegaron a fondear 20 galeras hostiles. Este permanente estado de inseguridad obligó a la creación de un sistema de vigilancia a partir de guardias secretas repartidas en los puntos más estratégicos de la costa, entre los que figuraba La Calobra y el torrente de Pareis. Para consolidar esta red defensiva, se construyo la torre des Bosc.

la calobra

Su economía se basaba en la agricultura. De hecho si bajamos o subimos en coche-autocar de La Calobra, fijaros en los restos de paredes delimitando los campos, y todavía podemos ver algunos olivos en la zona.

A finales del siglo 19 descubrieron un nuevo recurso para mejorar su medio de vida: el contrabando. La costa marítima con la gran cala y los refugios de los alrededores constituía un amplio espacio para el desembarco del tabaco de contrabando. Los habitantes de la Calobra entraron en ese negocio, y en poco tiempo, se convirtieron en expertos receptores y distribuidores de la mercancía. A pesar de la presencia y vigilancia continua de los carabineros, supieron adaptarse a las numerosas cuevas naturales del entorno y convertirlas en depósitos tan secretos y camuflados que jamás fueron descubiertos. A partir del boom turístico con el torrente de Pareis, experimento un cambio radical que la convirtió en uno de los lugares más atractivos y visitados por el turismo.

 

Ruta de visita a la Calobra

Empezaremos nuestra ruta en la parte alta de la cala de la Calobra, o lo que era el antiguo puerto pesquero de La Calobra, aunque actualmente ya no quedan más que 3 o 4 barcas. Si bajamos a la playa podemos ver aún algunos  varaderos (“escars” en mallorquín), que eran refugios para alejar las barcas del mar en días de mala mar. Son casetas donde se guardaban las pequeñas barcas. De hecho podemos ver sus guías o gradas de madera en pendiente hasta el agua. Hoy en día muchos han sido reconvertidos en bares o casas.

La playa del Puerto de La Calobra es pequeña, pero acogedora. Buen lugar para darse un baño o hacer snorkelling. En uno de sus extremos encontramos el muelle de los barcos que vienen a La Calobra en excursiones turísticas, por lo que en determinadas horas del día, quizás no sea el lugar más tranquilo. A nosotros nos gusta para darse un baño rápido, y después ir al bar a pie de playa, disfrutar de las vistas y de una cervecita bien fría en verano.

la calobra playa

 

Continuamos nuestra ruta por La Calobra desde la parte superior de la playa, y vemos que a la derecha hay un paseo que sigue la línea de la costa. En el primer tramo del paseo encontramos diferentes restaurantes, para llegar después a la plaza den Vidal, en referencia a Francisco Vidal Sureda (1888-1942), gran propulsor del turismo en Mallorca.

Después de la plaza seguimos por el paseo, y atravesamos dos túneles de unos 100 metros de largo, para llegar a la desembocadura del torrente de Pareis. Estos túneles fueron construidos en 1950. como curiosidad decir que antes de su construcción, para llegar  a la desembocadura del torrente de Pareis, debía hacerse por un estrecho camino llamado “paso de La Calobra al torrente de Pareis” o “encletxa”. De hecho aún existe, si bien algo estropeado y cubierto por vegetación. Es un pequeño sendero con una fuerte subida y con unos 300 escalones.

Al recorrer los túneles, hay orificios abiertos que son cómo “ventanas” con excelentes vistas. Están perfectamente acondicionados para permitir el paso cómodo de gente, incluso con cochecitos de bebe. Muy curioso en verano, con el calor que hace, que la temperatura en los túneles es mucho más fría, a nosotros nos gusta hacer la broma de decir que han “puesto el aire acondicionado en marcha”.

 la calobra mallorca

 

La llegada a la desembocadura del torrente de Pareis es espectacular, con la vista de la playa, la desembocadura y parte del cauce del torrente al fondo. Es una especie de anfiteatro natural con altas paredes, y una pequeña obertura al mar entre dos rocas. Esta peculiar forma le permite tener una acústica muy especial, y de hecho el primer domingo de julio, se celebra un concierto de música.

La playa es de cantos rodados, y apenas tiene 20 metros de anchura, pero en los meses de verano está “hasta los topes”.

Hay varias opciones de excursiones de senderismo en la zona, siendo la más popular la que recorre el cauce del torrente de Pareis. Lo habitual es hacerla en verano, cuando el cauce no lleva agua, empezando desde Escorca, para hacerla en descenso, y terminando en La Calobra. Es una ruta complicada, que requiere buena condición física y experiencia.

 

la calobra en mallorca

¿Cómo llegar a la Calobra?

Sólo hay dos maneras de llegar a La Calobra, bien por mar en barco o bien recorriendo una espectacular carretera construida expresamente para llegar a este maravilloso sitio.

Llegar a La Calobra en coche o autobus:

La carretera a La Calobra es una de las carreteras más espectaculares que encontramos en Mallorca. La carretera fue construida entre 1928-1935 por el ingeniero Antonio Parietti Coll, modificando un proyecto anterior de Gabriel Roca, en previsión del aumento de la afluencia turística a esta zona. La carretera recorre 13 km. a través de terrenos muy abruptos, y salva un desnivel de 700 metros. Fue construida expresamente para llegar a este lugar.

Sobre el tema de parking, para aquellos que vienen en coche de alquiler, decir que hay zona de pago, y en la zona próxima al puerto no se puede aparcar. No es el parking de grandes dimensiones, por lo que a veces puede ser más recomendable venir en barco o a primer o última hora del día.

 

Llegar a la Calobra en barco:

La otra manera de llegar a La Calobra tampoco desmerece en absoluto a la anterior opción, ya que se trata de un precioso paseo en barco desde Puerto Soller. En unos 45 minutos, el barco cubre el trayecto por una de las zonas de la costa de Mallorca más espectaculares, con vistas que sólo puedes ver desde el mar. Acantilados, cuevas marinas, islotes, antiguas torres defensivas, vistas de la montaña más alta de Mallorca… todo eso y más en el trayecto en barco hacia La Calobra.

 

En excursión:

Una excelente opción para visitar La Calobra es con una excursión turística organizada, que combina tren, tranvía, barco y bus con tiempo libre en la Calobra. De esta manera combinas diferentes transportes, y evitas todo el estrés de circular por la carretera, y disfrutas de las vistas.

 

la calobra

Foto antigua de La Calobra extraída de la web del hotel restaurante Sa Calobra

Hoteles y restaurantes en La Calobra:

En La Calobra no hay ningún hotel donde alojarse, algo extraño considerando su popularidad y que estamos en Mallorca. En los años 60 existía un hotel, llamado Hotel Sa Calobra, y en este link podéis conocer algo más de su historia.

Si que existe una opción para alojarse en La Calobra, y es el refugio que tiene el ayuntamiento de Escorca en la playa del puerto. Se trata de una construcción que fue reformada en 2014 con capacidad para 10 personas, y con servicios básicos cómo agua corriente y electricidad. El precio es de unos 100€ la noche, y las reservas se deben tramitar con el ayuntamiento de Escorca.

La oferta de restaurantes en La Calobra es amplia en cuento a número, con opciones para todos los tipos desde snacks, bocadillos, self service…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + trece =