La carretera a la Calobra

La carretera de la Calobra en plena Sierra de Tramuntana tiene 13 kilómetros de longitud, y se trata de una de las carreteras más espectaculares y famosas de Mallorca. En nuestra excursión por esta carretera nos esperan paisajes espectaculares, algunas de las montañas más altas de Mallorca, rocas carsticas y el azul del mar Mediterráneo. Empecemos con la ruta!

carretera calobra

Historia de la carretera a Sa Calobra:

Posiblemente nos encontramos con la carretera más inexplicable de la Isla, desde el punto de vista económico, pues va “de ninguna parte a ninguna parte” según frase atribuida a su constructor, el ingeniero Parietti, en el tercer decenio de este siglo. En efecto, las carreteras, especialmente si son tan difíciles como esta, suelen unir puntos de interés económico: pueblos importantes, puertos, minas, regiones con abundante producción agrícola etc. Aquí el puerto se reduce a unos “escars” o refugios de barcas, y las naranjas producidas en el huerto de sa Calobra pueden consumirse en una semana en el hotel de Sa Calobra.

Las razones que indujeron a la construcción de esta rara carretera sólo pueden ser tres: proporcionar trabajo a los parados, represión del contrabando y … el paisaje. Quedémonos con esta última hipótesis, y nos sentiremos orgullosos de unos antecesores dispuestos a gastarse un dineral para poder admirar fácilmente uno de los paisajes más impresionantes de la isla.

La carretera fue construida entre 1928-1935 por el ingeniero Antonio Parietti Coll, modificando un proyecto anterior de Gabriel Roca, en previsión del aumento de la afluencia turística a esta zona. La carretera recorre 13 km. A través de terrenos muy abruptos, y salva un desnivel de 700 metros. Para los ciclistas que recorren Mallorca es la subida más difícil de todas las que pueden encontrar en la isla, pero no hacerla es un pecado, y si tienen problemas pueden recorrer al bicistop.

Seguramente muchos os preguntareis como se lo montan los autocares para bajar, pues bien van por turnos. El problema es si encuentran coches, ciclistas o cabras por en medio del camino. Con esta carretera se abrió la posibilidad de acceder a lugares de gran belleza, los cuales, hasta entonces, resultaban muy complicados de acceder, por no decir imposible. Eran los años en los que el turismo empezaba a sacar la cabeza, y se intuía que con el tiempo podía llegar a ser una gran fuente de ingresos.

Antes de la construcción de la carretera, los habitantes de la Calobra, se desplazaban a Sóller o Lluc en barca o a pie por caminos de herradura, hasta que en 1933 se rompió esta precariedad.

bus en la carretera a sa calobra

Recorrido por la carretera que va a la Calobra:

Iniciamos el trayecto de la carretera que nos va a llevar hasta La Calobra, dejando a mano izquierda la carretera principal que continua a Sóller pasando por los dos embalses y por la parte baja del Puig mayor.  Esta zona se llama Els Arcs, en referencia al acueducto que acabamos de cruzar. Son los restos de una antigua canalización que transportaba agua desde el embalse del Gorg Blau hasta una mini central hidroeléctrica para fabricar luz, que fue construida en los años 20 en el predio de Turixant. Esta central es casi única en la isla, aparte de otra que hay en la costera.

Un proyecto de funicular:

En el km. 2,250 antes del Nudo de la corbata.  En los años 20, un selecto sector de la burguesía mallorquina vislumbró el gran futuro turístico de la isla. Estos hombres tenían en su mano las claves del éxito, un cierto proyecto de país y la necesaria capacidad financiera.

Algunas de sus iniciativas sentaron las bases de una prosperidad que nos llegaría muchos años después. Otras, como la que hoy les voy a comentar, se quedo en proyecto y nunca llegó a realizarse, aunque no por falta de voluntad y empuje de sus promotores. Esta es la historia de los hombres que un día quisieron construir un funicular en el Puig Major.

 

Corrían los primeros años 30 cuando un grupo de mallorquines, animados por el auge del turismo, concibió un fantástico proyecto: construir un funicular aéreo que llegara hasta la cima del Puig Major. Por aquellos días se había construido el Hotel Formentor, la ocupación hotelera registraba más de 300000 estancias anuales, y los cruceros turísticos con escala en Palma traían a la isla unos 60000 visitantes. Era el momento de apostar por un turismo de alto nivel, de concebir proyectos capaces de potenciar al máximo las posibilidades de una isla cuyo nombre empezaba a sonar en los ámbitos económicos y financieros de Europa.

 

En base a estos planteamientos se creó la sociedad Funicular Aéreo del Puig Major S.A., encargándose a A. Parietti el proyecto. Este se puso en contacto con diversas empresas alemanas, las únicas que en aquel entonces disponían de la capacidad tecnológica que el proyecto exigía. De hecho, se desplazaron a Mallorca un equipo de técnicos alemanes que visitaron los terrenos en los que debía realizarse la obra, y determinaron la viabilidad de la obra.

La elaboración del funicular que superaría un desnivel de 715 metros en recorrido de 2016 metros, con un desnivel medio del 36%. Por la línea tenían que circular cabinas con una capacidad máxima de 25 personas más el conductor, y el trayecto duraría 8 minutos. Se preveía que podría hacer un total de 6 viajes la hora, con circulación máxima de 150 pax cada hora en cada sentido. El presupuesto era de 2 millones, y en la estación superior habría un restaurante y un observatorio.

 

Tras lograr la concesión de la explotación de la línea durante 99 años y conseguir los permisos oficiales propios de una obra de tal envergadura, los promotores desembolsaron la mayor parte de las acciones, llegando incluso a realizar las obras de desmonte necesarias para habilitar la plataforma sobre la que debía asentarse el edificio terminal inferior.

 

Pero todas aquellas ilusiones fueron a chocar con los planteamientos belicistas de un hombre que, pocos años después, sembraría el terror y la desolación en toda Europa: Adolf Hitler.  Por orden del Führer, toda la capacidad tecnológica de la industria alemana debía ponerse al servicio de la producción de material bélico, desechando cualquier proyecto de otra índole.

El tratado España-Usa de 1953 y las instalaciones de la base militar del Puig Mayor (1958-59), ayudaron a desterrar definitivamente la idea de seguir con la construcción del funicular.

nudo de la corbata o nu de sa corbata

El nudo de la corbata:

En el km. 3.3, la carretera se extiende y repliega en este sitio donde describe un lazo pasando por debajo de ella misma.  El nudo es la solución que se le ocurrió al señor Parietti una noche, cuando agotado por las horas de estudio del problema de ajustar la carretera al terreno con un mínimo de voladuras, trazaba rayas al azar sobre un papel.

 

El puig Mayor:

Después del nudo de la corbata, la carretera nos obsequia con una excelente panorámica del Puig Mayor.  Es el pico más alto de Mallorca con 1445 metros de altitud, hay 14 días de presencia de nieve, y la temperatura media es de 13 grados. Es un lugar botánico muy importante porque allí se localizan un 49% de los endemismos de las Baleares. De ahí nacen varios torrentes: Almadrá, gorg blau,…

Tiene un valor estratégico porque en 1953 se firmo el convenio entre EU y España, que supuso la instalación en la cima de una unidad de EUA para el control del mediterráneo occidental. En este acuerdo se determinaba  que en distintos lugares de España se construyeran “escuadrones de alerta y control” que iban a formar parte del mando de defensa. Al cabo de 7 años, en julio de 1960, los radares de vigilancia empezaron a funcionar controlando el tráfico aéreo de esta parte del mediterráneo. Desde 1964 pertenece al sistema de defensa aérea española.

Para la OTAN e uno de los puntos más interesantes dentro del mediterráneo occidental, como enlace entre Europa y África en la zona sur de la alianza. Las instalaciones también tienen un carácter civil, no sólo militar, pues facilita información a la aviación civil en Barcelona y Mallorca.

 

Las torres defensivas:

Si nos fijamos, en lo alto de una montaña mirando hacia el mar, veremos una de las torres de defensa de la zona, y que se levanta por encima del puerto a 200 metros sobre el nivel del mar, guardando la costa desde 1605. Es cilíndrica, y su estado de conservación es muy malo. Se comunicaba por señales con la torre de sa Mola de Tuent. A pesar de la presencia de la atalaya, los piratas desembarcaron muchas veces en estos lugares tan aislados.

carretera a la calobra en mallorca

El punto más estrecho de la carretera:

Estamos en el km. 10.4, justo después del mirador. La carretera clivella bajo el roquisar para poder pasar, y discurre encajonada entre 2 paredes.

Este lugar tiene un múltiple interés. De un lado, el margen que aguanta la carretera a la salida del estret está catalogado como el más grande de Mallorca. A la vuelta, justo al salir del puerto, si giramos la vista hacia la izquierda, podremos observar con precisión este margen. Por otro lado, la pared izquierda se levanta imponente y altiva, formando el Penyal del Cavall Bernat.

 

El llogaret de Sa Calobra:

Justo después del anterior punto, veremos a nuestra derecha el precioso llogaret de La Calobra.  Lugar del municipio de Escorca, situado a 50 metros sobre el nivel del mar, aunque las casas que dieron nombre a este lugar están un poco más alejadas de la costa, y situadas a 120 metros por encima del nivel del mar., en un lugar casi invisible desde un barco. Esta situación se debe a que está situado intencionadamente para evitar ser descubierto por los piratas algerianos y turcos, que ya en el siglo 16 y 17, principalmente, saqueaban las posesiones de las costas del mediterráneo cristiano, especialmente Mallorca y otras islas de las Baleares.

 

Forman el núcleo de este pequeño lugar diferentes casas, todas ellas formando un interesante conjunto arquitectónico, donde se encuentran molinos y almazaras, y donde destacan las tejas pintadas de los tejados. Así, el núcleo original estaba formado por 9 casas y 2 torres de defensa.

 

Puerto de Sa Calobra:

Es el punto final de la carretera, y uno de los lugares más visitados de Mallorca, que bien merece un post aparte, pues hay mucho que ver allí. Entre los lugares de visita obligada, tenemos el torrente de Pareis declarado monumento natural, y uno de los sitios más bonitos de la isla de Mallorca, con una pequeña playa de cantos rodados.

la calobra

¿Cómo llegar a la carretera que va a la Calobra?

Para llegar a esta carretera, oficialmente la M!-2141, podemos hacerlo desde Soller siguiendo dirección a los embalses de Cuber y Gorg Blau, o bien desde Inca siguiendo dirección a Lluc-Escorca.

Otra manera de disfrutar de esta carretera es con nuestra excursión Lo mejor de Mallorca, en la que combinamos un trayecto en bus en esta carretera, con un trayecto en barco Calobra-Port Soller, tranvia y tren. Una excursión espectacular, que te permite disfrutar de la excursión como pasajero, sin ningún estress en la conducción. Puedes reservarla aquí.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

20 + 7 =

 ¡No dejes escapar este regalo! Suscríbete a la newsletter y obtén un 5% de descuento en tu próxima reserva.