Sa Foradada en Mallorca, la mejor guía de visita

Sa Foradada en Mallorca es uno de esos sitios imprescindibles a visitar en Mallorca. Los hay que simplemente se paran unos minutos a disfrutar de sus vistas, otros a hacer una excursión de senderismo para ver de cerca la roca de Sa Foradada y algunos que acuden a ver la espectacular puesta de sol. Sa Foradada tiene mucho que ofrecer, y en este extenso artículo vas a encontrar numerosas sugerencias, pero también algunos detalles de su rico patrimonio y de parte de su historia, con la importante figura del archiduque Luis Salvador. De hecho, empezamos el artículo con su historia, muy relacionada con Sa Foradada.

En la parte inferior, tienes una tabla con los contenidos relacionados con la foradada, y así puedes ir directamente a aquello que sea de tu interés. Esperamos que disfrutes de la lectura, y que te sirva para planificar tu visita.

sa foradada

 

Un poco de historia sobre Sa Foradada: el archiduque Luis Salvador

Su padre era el gran Duque Leopoldo II de Toscana (del que descendían los emperadores de Austria y los grandes duques de Toscana), y su madre María Antonieta de Borbón, hija de Francisco I, rey de las Dos Sicilias. Era por parte de madre primo de la reina Isabel II de España.

Pero cuando Luis Salvador tenía 12 años, en 1859, su padre sufrió la revolución de Garibaldi (los habitantes del ducado se rebelaron), así que tuvieron que regresar a Austria, en cuya corte el archiduque se aburría enormemente con las formalidades y protocolos de la corte vienesa. De pronto, dejó de aburrirse: se había enamorado de la princesa Matilde, y todo parecía normalizarse en su vida, orientándole hacia la vida de la corte. Pero en un baile en la corte de Viena, una vela cayó sobre el vestido de Matilde, muriendo abrasada ante los ojos del archiduque.

 

Huyendo de este fantasma, abandona la corte de Viena y se dedica a recorrer el mundo en su yate Nixe, hasta que llegó a Mallorca en 1867, a los veinte años de edad física, pero con la expresión imborrable que marcan las tragedias íntimas. Su primera vista no le dejó una buena impresión, pero 34 años más tarde volvió y fue cuando encontró un nuevo amor. Mallorca. Aquí se quedó, estudiando la isla, sus gentes y monumentos, e incluso en la lengua, en la que escribió algunos libros de narraciones populares, una guía de Miramar, y los “Sueños de verano junto al mar”, que es pura prosa poética de un colorido y poder de evocación pocas veces igualado por escritores nativos.

A lo largo de 40 años, desde 1872 (Miramar) a 1913 (Sa Coma), el archiduque fue comprando una gran cantidad de tierras en los termino de Deia y Valldemossa con la intención de reconstruir la antigua alquería de Miramar en tiempos de Ramón Llull, pues la obtención de una renta no era su principal motivación al comprar estas casas. Una de esas posesiones es la de Son Marroig, donde se sitúa Sa Foradada

 

En Mallorca conoció al segundo amor de su vida: Catalina Homar. A pesar de la enorme distancia existente entre sus cunas y educación, se amaron intensamente, acompañándole ella frecuentemente en sus viajes. Catalina contrajo la lepra durante uno de sus viajes a tierra santa, y murió al cabo de 6 años de lenta agonía. Herido por el dolor, el archiduque escribió entonces el más sentido de sus libros, el único que firmo con su nombre “Catalina Homar”.

 

Murió en 1915, en Brandais, Bohemia (cerca de Praga), entristecido por ver a su país en una guerra que le impedía seguir sus correrías por su amado Mediterráneo, por su pequeña ONU a bordo de su yate. Está enterrado en la cripta de los Capuchinos de Viena, en un sarcófago de bronce cuya sencillez le distingue entre las fastuosas sepulturas de los demás miembros de la casa Habsburgo. En su testamento, realizado en 1900, designó heredero universal a su secretario, Antonio vives y sus hijos.

 

Vista de Sa Foradada en Mallorca

 

El mirador de Sa Foradada

Sa Foradada es conocida por la vista que desde ella se divisa. Aquí recogió inspiración Jacinto Verdaguer para su “Atlántida”, invitado por el archiduque Luis Salvador. La Foradada (la agujereada) es una península de 70 metros de altura, con un enorme agujero de 18 metros de diámetro, por el que pasarían 6 autocares, uno encima del otro.

El conjunto parece realmente un monstruo marino con su enorme ojazo vigilante. Al menos esto es lo que decía el archiduque Luis Salvador al dejar anclado allí su yate Nixe (Victoria en griego).

 

Una anécdota de la Foradada:

Una vez el archiduque notó que un pages le miraba fijamente durante mucho tiempo, con la misma cara que suele ponerse ante “la mujer barbuda” en las ferias. Intrigado el archiduque le preguntó que pasaba:

  • No sólo quería ver a quien ha pagado tanto por una birria de finca como Son Marroig.
  • ¿Son Marroig? ¡Pero si me lo han regalado! Lo que yo he comprado por este dinero ha sido el agujero de la Foradada, lo demás iba de propina.

 

 

 

Excursión a pie en Sa Foradada

Un camino bordeado de miradores conduce desde Son Marroig a la Foradada. Este camino fue construido en 1877 porque anteriormente sólo existía un pequeño sendero para ir allí.

Se trata de una excursión muy fácil, de apenas 3 kilómetros. Después de aparcar en el parking de Sa Foradada, nos dirigimos hacia las casas de Son Marroig. Al llegar a las casas debemos ir hacia la izquierda, por un camino asfaltado hasta llegar a una barrera que impide la entrada a los coches, pero no a las personas. Veremos que hay un “botador” para seguir por el camino, que es de tierra en su totalidad, y bien señalizado, pasando por campos de cultivo con olivos, e incluso con dos simpáticos burros.

Vamos descendiendo con el camino que va haciendo zig zags, y así llegamos abajo, donde encontramos el restaurante, un embarcadero y la roca de Sa Foradada.

 

 

restaurante sa foradada

Restaurantes en Sa Foradada

En Sa Foradada vas a poder encontrar dos excelentes restaurantes allí mismo, cada uno con un estilo totalmente diferente, pero ambos muy recomendables. Además, si buscas un restaurante en los alrededores de Sa Foradada, siempre tienes la opción de acercarte hasta Valldemosa o Deia. De hecho, en Deia hay uno de los ocho restaurantes con estrella michelin en Mallorca.

 

Restaurante mirador Sa Foradada

Situado a apenas 1 minuto a pie del parking, cómo bien sugiere su nombre, tiene unas vistas fantásticas de Sa Foradada, y es una opción ideal no sólo para comer sino también para ver la puesta de sol. El restaurante ofrece una amplia variedad en la carta, especializada en comida mediterránea. Además tienen una zona de bar chillo ut que abre todos los días de 11 a 21 horas.

 

Restaurante Sa Foradada

El restaurante Sa Foradada es uno de esos rincones secretos de Mallorca. Situado justo enfrente de la península de Sa Foradada, en lo alto de un acantilado, tiene una panorámico excepcional con vistas al mar. Uno de esos restaurantes que se queda en tu memoria. Su ambiente es único, está prácticamente al descubierto y tienen muchos toques rústicos, como ajos y pimientos colgando. La especialidad del restaurante son los arroces y paellas, que se cocinan con leña, lo cual le da un gusto especial. Además, ofrecen ensaladas, postres locales y pescado fresco.

Ojo porque sólo abre de abril a octubre, cierra los jueves y es más que recomendable reservar para evitar llegar, y encontrarte que el restaurante está lleno. Para llegar al restaurante, deberás hacerlo bien en barco o a pie desde el mirador en la parte superior al lado de Son Marroig, en una caminata de 45 minutos que bien vale la pena. Eso sí, el regreso, después de la comida y unas copas de vino, se hace más duro.

 

Atardecer en Sa Foradada

En los últimos años Sa Foradada ha adquirido una gran popularidad por ser un excelente sitio desde donde ver la puesta de sol en Mallorca. El mejor sitio es desde el mirador en la parte superior, al lado de las casas de Son Marroig y el parking. Hay un chill out bar, donde tienen diferentes bebidas y cocktails ideales para ver la puesta de sol. Cómo consejo, deciros que el parking de Sa Foradada es relativamente pequeño, con lo cual se llena fácilmente, y es recomendable acudir temprano.

 

Las Casas de Son Marroig en Sa Foradada

El archiduque adquirió esta casa en 1875, para utilizarla como residencia particular, aquí tuvo su residencia más duradera, y fue donde residió los últimos años que estuvo en Mallorca.

Compró la casa medio arruinada, restaurándola:

  • montando en ella el Museo de la casa mallorquina, así como una colección de cerámicas mallorquinas, italianas e hispano árabes, urnas cinerarias de pompeya, cerámica talayotica,…
  • – Al principio en la finca había 2 casas aisladas, una delante de la otra, la de los señores al lado de la torre y la de los amos delante. El archiduque unió un cuerpo longitudinal que unía las dos casa.
  • En el lado de poniente hizo un jardín al estilo italiano, donde verán un templete jónico de mármol de Seravezza, desde donde el archiduque observaba la puesta del sol.

 

Es posiblemente la más conocida de todas las que compro por tres razones:

  • ser hasta hace poco la única de las propiedades que compro el archiduque abierta a las visitas, todo lo contrario que ocurre con las otras propiedades que son propiedades privadas no abiertas al público, aunque desde 2003 sea posible visitar Miramar.
  • el festival internacional de Deia de música clásica que en ella se organiza desde 1978.
  • La vista de Sa Foradada

 

Comparada con la sencillez de Miramar y la dimensión incomoda de S’Estaca, Son Marroig tiene un aspecto más monumental. De esta casa dijo “es uno de los lugares más hermosos del mundo, y tiene el placer de hacer vibrar las cuerdas más profundas de mi corazón”.

 

Actualmente se puede visitar el interior de la casa, donde hay un museo dedicado a la figura del archiduque, y los jardines exteriores. Se trata de pequeño jardín con muchos arbustos, en el que destaca el templete jónico de estilo clásico. El templete fue diseñado por el archiduque imitando el que hay en los jardines Pallavicini, en Pegli, cerca de Genova. Estaba previsto colocar en el centro una estatua dedicada a la memoria de Wratislau Vyborni, secretario del archiduque, muerto el 25 de julio de 1877, pero esta idea no se llevó nunca a cabo. Antes tenía una barandilla de hierro que provenia del Nixe II, pero en 1985 le dañó un relámpago.

hotel en sa foradada

Hoteles cerca de Sa Foradada

En Sa Foradada no hay ningún hotel, y los más cercanos donde alojarse están en:

  • Deia, que está a apenas 5 kilómetros, donde destaca el 5 estrellas La Residencia.
  • En Valldemossa, donde hay alguna boutique hotels.
  • El hotel Continental Valldemossa, conocido antes cómo El Encinar, que ahora ha sido reformado, y es el más próximo a Sa Foradada.

Sobre este último hotel, decir que en estos terrenos el archiduque adaptó la casa de Ca na Matgina (nombre de su antigua dueña) como una hospedería conocida como  Ca mado Pilla “casa de la mujer pilla” (nombre de la encargada, que murió a los 98 años),  en donde cualquier visitante que viniera a visitar Miramar recibía alojamiento y comida gratuitos durante 3 días (nota: los apartamentos actuales sí cobran). Es por ello que sin lugar a dudas durante la época del archiduque fue el elemento más popular de Miramar. De hecho fue tan popular que en ocasiones no podía albergar a todos los visitantes.

Esta hospedería albergó a muchos artistas y gente de letras, pero también a muchos mangantes…y mangantas, lo que sublevaba a la irascible mado Pilla, encargada del establecimiento, pero que no alteraba al buenazo del archiduque, quien comprendía perfectamente las debilidades (bueno debilidades quizás no sea la palabra justa) humanas, porque él también las experimentaba intensamente.

 

Al morir el archiduque en 1915 la hospedería siguió abierta pero después se cerró porque el coste de mantenerla era muy alto.

En 1926 se volvió a abrir, pero esta vez como hotel. Después el edificio sirvió como bar-restaurante, y en 1964 se construyó el hotel actual. Consecuencia de todo ello es que actualmente no queda nada de la antigua hospedería.

 

Más actividades en Mallorca

Visitar Sa Foradada no es la única actividad que podéis hacer en Mallorca. Si buscáis más propuestas y planes en Mallorca, podéis encontrar muchos más en el blog, y en nuestra web (haciendo click en la imagen de más abajo):

click mallorca

Si os ha gustado el artículo, os pedimos que lo compartáis en vuestras redes sociales, o nos dejéis un comentario para decirnos que tal fue vuestra experiencia visitando Sa Foradada.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − cuatro =

 ¡No dejes escapar este regalo! Suscríbete a la newsletter y obtén un 5% de descuento en tu próxima reserva.