9 planes que hacer en Mallorca además de disfrutar sus playas

Unas vacaciones de playa en Mallorca son un plan clásico. Pero Mallorca es particularmente hermosa en primavera, cuando la naturaleza despierta de nuevo de un verde exuberante. Con una temperatura diaria de alrededor de 20 grados, la isla se puede explorar de manera relajada. Vale la pena ya que hay muchas cosas que ver en Mallorca. Estas son nuestras 10 sugerencias:

Cabo de Formentor

El punto de encuentro de los vientos, como también se llama a la península de Formentor, es el punto más septentrional de Mallorca. Es uno de esos lugares mágicos que no te puedes perder,y uno de nuestros planes que hacer en Mallorca preferidos sobre todo en la temporada baja.

Una carretera serpenteante de 13,5 km de longitud que parte del Port de Pollença conduce hasta el faro. De camino merece la pena bajarse del coche de vez en cuando. Por ejemplo en el Mirador d’es Colomer puedes disfrutar de la mejor vista de los acantilados desde la gran terraza del mirador. O aparca el coche frente al túnel des Fumat y desciende hasta la pintoresca Cala Figuera.

planes mallorca

El Puig de Sant Salvador

En el sureste de la isla, encontramos este precioso lugar, apenas conocido. Se trata de un antiguo monasterio que se asienta majestuoso a unos 500 metros de altitud. La vista es fantástica con las tierras del interior y la cercana costa, e incluso vistas de la isla de Cabrera. Hoy el monasterio del siglo XIV acoge un precioso hotel con mucho encanto.

Podemos combinar la visita con un paseo por el pueblo de Felanitx o una visita a las bodegas Dalt de Turo. Estas bodegas están situadas en una cantera de mares, y realizan visitas guiadas a la viña y catas de sus vinos.

Sóller en tren

Pasa entre olivos y almendros, a través de 13 túneles, y con vistas de la impresionante la Sierra de Tramuntana. Un paseo en el tren de Soller es uno de los mejores planes en Mallorca. La vía férrea entre Palma y Sóller existe desde 1912. En aquella época se utilizaba para el transporte de productos agrícolas como naranjas y almendras. El camino de Sóller a Palma era largo y arduo, por lo que los habitantes de Sóller financiaron la construcción de la línea de ferrocarril para poder vender sus mercancías en la capital.

Una vez en Soller puedes aprovechar para dar un paseo por el pueblo y admirar los preciosos casales modernistas, la plaza del pueblo, el museo de Can Prunera y la iglesia. También puedes coger el tranvía, y acercarte a dar un paseo por su precioso puerto.

que ver en mallorca: soller

Sa Calobra

Sa Calobra es uno de los lugares más espectaculares de Mallorca.Se puede llegar a la pequeña bahía de guijarros de Cala de Sa Calobra en la costa de Tramuntana a través de un camino serpenteante de 14 kilómetros, que es una aventura en sí misma. Desde 1932, el camino pasa por el desfiladero del Torrent de Pareis. Lo más destacado de la ruta es probablemente el “nudo de corbata”, una curva de 270 grados: aquí la carretera gira alrededor de sí misma.

Una vez llegado a Sa Calobra, la playa de guijarros, que se extiende entre dos acantilados rocosos, recompensa el camino con sus aguas cristalinas. Se puede llegar a la playa a través de un túnel peatonal. Fuera de temporada, la playa está menos concurrida y puedes aprovechar para dar un paseo por el cauce del torrente de Pareis.

la calobra: sitios que ver en mallorca

Mercado de Sineu

El mercado semanal de Sineu, un pequeño pueblo en el centro de la isla, es uno de los mercados de agricultores más bonitos de Mallorca. El mercado se extiende por todo el centro de la ciudad. Aquí se ofrecen pasteles caseros, fruta fresca, artesanía local, ropa y animales vivos.

Paseando, no puedes perderte una parada en alguno de sus bares y disfrutar de una deliciosa merienda de frito mallorquín, uno de los platos típicos de la gastronomía de la isla.

El pueblo de Pollensa

En el norte de la isla se encuentra el pequeño pueblo de Pollença, uno de los más bonitos de las Islas Baleares. Recientemente ha pasado a formar parte de la lista de los pueblos más bonitos de España, y muy merecidamente.

Uno de los planes que no podemos dejar pasar es caminar hasta lo alto del Calvari. Se trata de un precioso camino empedrado y rodeado de altos cipreses. Al llegar a la cima, podremos visitar un antiguo oratorio. Desde la cima se contemplan los tejados de Pollença, las montañas de la Tramuntana norte y el mar.

pueblos de mallorca Deia

Deia

El pequeño pueblo de Deiá fue y es hogar y centro creativo de muchos artistas. Los residentes conocidos incluyeron al pintor Pablo Picasso, el escritor Robert Graves y el compositor musical Andrew Lloyd Webber. De hecho, puedes visitar la tumba de Robert Graves en su cementerio en lo alto del pueblo.

Deia está en la Sierra de Tramuntana al noroeste de la isla, y desde su punto más alto, ofrece una espectacular panorámica sobre las típicas casas de piedra del pueblo, la montaña y el mar en la distancia. Nuestro consejo esdejar el coche en un aparcamiento del pueblo, y caminar por las estrechas calles hasta la iglesia parroquial de San Juan Bautista. Incluso podemos ampliar el recorrido y seguir caminando hasta la preciosa Cala Deia, y disfrutar de los paisajes de Deia.

El Castillo de Bellver

El castillo de la hermosa vista, así es como se traduce Castell de Bellver; y hace honor a su nombre. La vista de Palma, el puerto y los alrededores es genial. El castillo está rodeado por una zona verde similar a un bosque que casi te hace olvidar que el centro de Palma está a tan solo 3 kilómetros.

El castillo también es interesante en sí mismo: se construyó alrededor de un patio y las dos plantas que rodean el patio también son circulares. Las arcadas de los pisos inferiores son de origen románico, mientras que el pórtico del piso superior es gótico. Además, cada domingo la entrada es gratuita.

patio del castillo bellver

Cata de vinos

Mallorca es un paraíso para los amantes del vino. La viticultura tiene una larga tradición aquí, pero solo recientemente han aparecido vinos tan exquisitos que han ganado premios internacionales. Binissalem es la primera región vitivinícola reconocida oficialmente, y es considerada el centro de la viticultura. 

Puedes degustar vinos locales en prácticamente todos los rincones. Directamente en las bodegas, en un recorrido por la ruta del vino de Binissalem o en los restaurantes. Por cierto, la vendimia tiene lugar en septiembre, y luego se celebran fiestas del vino en muchos lugares. Por lo tanto, definitivamente vale la pena visitar la isla en otoño.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Necesitas consejos o ayuda?